meniscopatía medial
Valoración (5/5):
5/5

¿Qué es la meniscopatía medial? ¿Por qué la sufro?

Los seres humanos podemos sufrir numerosas lesiones en la rodilla. Una de las más comunes es la meniscopatía medial, así que en este artículo te contamos en qué consiste, cuáles son las causas que la provocan, en qué síntomas te debes fijar, cómo puedes prevenirla y cuándo perar la meniscopatía. ¡Sigue leyendo para saberlo todo sobre esta lesión!

¿Qué es exactamente la meniscopatía medial?

La meniscopatía medial se refiere a una lesión o afección que afecta al menisco medial de la rodilla, que es uno de las dos almohadillas en forma de «C» ubicados en la articulación de la rodilla. Su función principal es actuar como amortiguador y estabilizador de la articulación, distribuyendo el peso y absorbiendo impactos.

La meniscopatía medial puede manifestarse de diferentes maneras y en diferentes grados de gravedad. Puede ser el resultado de una lesión aguda, como un giro repentino de la rodilla, o desarrollarse gradualmente debido al desgaste y envejecimiento del menisco. Algunos factores de riesgo son la práctica de deportes de contacto, actividades que implican movimientos bruscos de la rodilla y la degeneración relacionada con la edad.

En cuanto a los síntomas comunes de la meniscopatía medial, los más frecuentes son dolor en la rodilla, especialmente en el área medial o interna, hinchazón, rigidez, sensación de bloqueo o atrapamiento, debilidad en la pierna afectada y dificultad para mover la rodilla en su rango completo de movimiento.

Hablando del diagnóstico de la meniscopatía medial, generalmente implica una evaluación médica que incluye el historial de síntomas, un examen físico y, en algunos casos, pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías o resonancia magnética, para evaluar la estructura y el alcance de la lesión.

Además, el tratamiento de la meniscopatía medial puede variar según la gravedad de la lesión, la edad del paciente, la actividad física y otros factores. Las opciones de tratamiento pueden incluir terapia física, medicamentos para el dolor y la inflamación, infiltraciones en la articulación de la rodilla, modificaciones en la actividad física, uso de dispositivos de apoyo como rodilleras, y en casos más graves, cirugía artroscópica para reparar o remodelar el menisco dañado. Un poco más abajo te contaremos cuándo operar la meniscopatía.

Por supuesto, es esencial consultar a un traumatólogo especialista en rodilla para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado en caso de sospecha de meniscopatía medial o cualquier otra lesión en la rodilla.

¿Cuáles son las causas de la meniscopatía medial?

Las causas de la meniscopatía medial pueden ser muchas y muy variadas, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Lesiones traumáticas: una causa frecuente de meniscopatía medial es una lesión aguda en la rodilla, como un giro repentino o una fuerza de compresión excesiva en la articulación. Esto puede ocurrir durante actividades deportivas que involucran cambios de dirección bruscos, saltos o golpes directos en la rodilla. Una lesión traumática puede desgarrar parcial o totalmente el menisco medial.
  • Desgaste y degeneración: con el envejecimiento, el cartílago en los meniscos puede desgastarse gradualmente debido al uso repetitivo y a los cambios relacionados con la edad. A medida que el menisco medial se debilita, es más propenso a sufrir lesiones y puede desarrollar desgarros o deformidades, lo que contribuye a la meniscopatía.
  • Sobrecarga crónica: la práctica de actividades físicas o deportes que implican movimientos repetitivos y de alto impacto puede ejercer una tensión constante en el menisco medial. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en corredores, levantadores de pesas o personas que participan en deportes que involucran saltos frecuentes. La sobrecarga crónica puede provocar un desgaste gradual del menisco y aumentar el riesgo de desarrollar meniscopatía.
  • Factores anatómicos: algunas personas pueden tener factores anatómicos que aumentan la susceptibilidad a la meniscopatía medial. Por ejemplo, una forma de la articulación de la rodilla que ejerce una presión desigual en el menisco, una alineación incorrecta de la pierna o una laxitud de los ligamentos pueden contribuir a la lesión y desgaste del menisco.

¿Cuáles son los síntomas de la meniscopatía medial?

En cuanto a los síntomas de la meniscopatía medial, debes prestar atención a ellos para identificar si sufres esta lesión. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Dolor en la rodilla: el dolor en la región medial de la rodilla es uno de los síntomas más característicos de la meniscopatía medial. Puede ser agudo o crónico, y generalmente se intensifica al flexionar, extender o girar la rodilla. También puede haber sensibilidad al tacto en el área afectada.
  • Hinchazón: la acumulación de líquido en la articulación puede ser visible y puede estar acompañada de sensación de tensión o rigidez en la rodilla.
  • Limitación en el movimiento: los desgarros o deformidades en el menisco medial pueden dificultar el movimiento completo de la rodilla. Por ejemplo, puedes experimentar una sensación de bloqueo o enganche al intentar mover la rodilla en ciertas posiciones.
  • Chasquido o crepitación: algunas personas pueden experimentar chasquidos o ruidos de crepitación al mover la rodilla afectada. Estos ruidos pueden ser causados por el desplazamiento del fragmento de menisco lesionado o por el roce del cartílago dañado.
  • Inestabilidad de la rodilla: la meniscopatía medial puede causar una sensación de inestabilidad en la rodilla afectada. Puedes experimentar una sensación de que la rodilla se «suelta» o no está completamente estable durante el movimiento.

¿Cómo prevenir la meniscopatía medial?

También es importante pensar en que debes llegar a cabo prácticas recomendables para evitar esta lesión. Algunas de las acciones para prevenir la meniscopatía medial son estas:

  • Fortalece tus músculos: mantener una musculatura fuerte alrededor de la rodilla puede brindar estabilidad y protección adicional. Presta especial atención al fortalecimiento de los músculos cuádriceps y los músculos isquiotibiales, ya que ayudan a proteger y estabilizar la rodilla. Ejercicios como sentadillas, estocadas y levantamiento de piernas pueden ser beneficiosos.
  • Mantén una buena flexibilidad y haz estiramientos: mantener una buena flexibilidad en los músculos y tejidos que rodean la rodilla puede ayudar a prevenir lesiones. Realiza ejercicios de estiramiento regularmente, centrándote en los músculos de las piernas, las caderas y la parte inferior del cuerpo. Los estiramientos de los isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas son especialmente importantes.
  • Usa una técnica adecuada: aprende y practica las técnicas adecuadas para las actividades físicas y deportes que realizas. Presta atención a la forma correcta de aterrizar, cambiar de dirección y girar la rodilla durante los movimientos. Un buen consejo es que trabajes con entrenadores o instructores calificados para aprender y mejorar tu técnica.
  • Aumento gradual de la actividad: si estás comenzando un nuevo programa de ejercicios o deporte, ten en cuenta que debes aumentar gradualmente la intensidad y la duración de tus actividades. No te exijas mucho demasiado pronto, ya que esto puede aumentar el riesgo de lesiones en la rodilla.
  • Evita el sobreuso: evita realizar actividades físicas que pongan una carga excesiva o repetitiva en la rodilla. Si practicas deportes de alto impacto, asegúrate de darle a tu cuerpo suficiente tiempo para descansar y recuperarse entre sesiones de entrenamiento o competiciones intensas.
  • Utiliza equipo adecuado: usa el equipo deportivo adecuado y mantenlo siempre en buenas condiciones. Por ejemplo, usa calzado deportivo adecuado que brinde el soporte y la amortiguación que necesitas para tus actividades deportivas.
  • Mantén un peso saludable: estar en un peso corporal saludable puede reducir la carga y la presión sobre las articulaciones de la rodilla, lo que puede ayudar a prevenir lesiones. Por ello, lleva una dieta equilibrada y realiza actividad física regular para mantener un peso saludable.

¿Cuándo operar la meniscopatía medial?

Para terminar, hemos visto anteriormente algunos tratamientos sencillos para esta lesión, pero en los casos más graves es posible que sea necesaria una cirugía. Pero, ¿cuándo operar la meniscopatía medial?

La decisión de realizar una cirugía para tratar la meniscopatía medial depende de varios factores, incluyendo la gravedad de los síntomas, la respuesta al tratamiento conservador, el grado de lesión en el menisco, la actividad y las necesidades individuales del paciente. En general, se considera la cirugía cuando los síntomas persisten y limitan significativamente la función y calidad de vida del paciente a pesar del tratamiento conservador.

Estas son algunas indicaciones comunes para la cirugía en casos de meniscopatía medial:

  • Dolor severo: si el dolor en la rodilla es intenso y persistente, a pesar del tratamiento conservador, y limita las actividades diarias y la participación en deportes u otras actividades físicas, puede considerarse la cirugía.
  • Bloqueo articular: si experimentas bloqueo o sensación de enganche en la rodilla debido a un fragmento de menisco atrapado, la cirugía puede ser necesaria para eliminar el fragmento y restaurar la función normal de la articulación.
  • Inestabilidad de la rodilla: si la meniscopatía medial provoca una inestabilidad significativa en la rodilla, lo que resulta en episodios recurrentes de deslizamiento o sensación de que la rodilla se «suelta», la cirugía puede ser considerada para estabilizar la articulación y prevenir lesiones adicionales.
  • Derrame articular de repetición: en casos en los que el menisco interfiere en el movimiento normal de la rodilla, es frecuente que se produzcan derrames dentro de la articulación, lo que origina una limitación muy importante de la actividad diaria.

En definitiva, ya sabes cuándo operar la meniscopatía medial, además de cuáles son sus causas, cómo prevenirla y cómo identificar sus síntomas. Recuerda que es fundamental que la lesión sea valorada siempre por un traumatólogo especialista en rodilla y que la decisión de si hay que operar o no debe tomarse de forma individualizada según las limitaciones que produzca la lesión del menisco.

PD1. Si te has quedado con alguna duda, pregunta en los comentarios.

PD2. O también puedes contactarme. Es aquí

PD3. Si buscas un traumatólogo de rodilla en Bilbao podré ayudarte.

Si quieres que evalúe tu caso y veamos qué tratamiento es mejor para tu lesión, tengo consulta presencial en Bilbao en Plaza Euskadi, y en el Hospital Quirónsalud de Bizkaia. 

Puedes reservar aquí tu cita:

Dr Miguel Romero

Soy el Dr. Miguel Romero, especialista en traumatología de hombro y rodilla

Nací en la primavera de 1988 y tras dar unas vueltas por la península llegué a Bilbao en 2013 y me quedé para formar una familia. 

2 comentarios

    1. Hola Carmen,

      Pues depende de varias cosas, tu estado físico, tu nivel de actividad, la exploración en la consulta…

      Con la Resonancia solo no es suficiente para darte una propuesta, te recomiendo solicitar consulta con un traumatólogo especializado en rodilla.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
WhatsApp Dr. Miguel
1
¿Tienes alguna duda?🙂
Hola 👋 Si tienes alguna pregunta, puedes hacer clic en "WhatsApp Dr. Miguel" para hablar directamente conmigo en WhatsApp. Te responderé en menos de 24 horas.