Valoración (5/5):
5/5

¿Qué es la meniscopatía medial? ¿Por qué la sufro?

Aunque no seamos conscientes, la rodilla es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo para realizar decenas de tareas del día a día. Uno de los huesos clave de la rodilla es el menisco medial, que en ocasiones puede desgastarse, originando una meniscopatía medial. En este artículo te vamos a contar en qué consiste esta lesión, cuáles son sus posibles causas, cómo saber si sufres una meniscopatía medial, cómo se diagnostica y qué opciones de tratamiento existen. ¡Sigue leyendo!

¿En qué consiste la meniscopatía medial?

La meniscopatía medial se refiere a una lesión o degeneración del menisco medial, que es uno de los dos discos de cartílago en forma de «C» ubicados en la articulación de la rodilla. Estos discos, conocidos como meniscos, actúan como amortiguadores y estabilizadores en la articulación de la rodilla.

La meniscopatía medial puede ocurrir debido a lesiones agudas, como un giro repentino de la rodilla mientras se carga peso, o debido a la degeneración gradual debido al envejecimiento o al desgaste crónico de la articulación. También puede ocurrir como resultado de actividades deportivas que implican giros y movimientos bruscos de la rodilla, como el fútbol o el baloncesto.

Los síntomas comunes de la meniscopatía medial incluyen dolor en la parte interna de la rodilla, hinchazón, sensación de trabamiento o bloqueo en la articulación, dificultad para mover la rodilla y sensación de inestabilidad en la misma. En algunos casos, la meniscopatía medial puede provocar la formación de un fragmento de menisco roto que puede causar síntomas más agudos. En cualquier caso, más abajo hablaremos más en profundidad de los diferentes síntomas de la meniscopatía medial.

En cuanto al diagnóstico de la meniscopatía medial, generalmente se realiza a través de una combinación de historia clínica, examen físico y pruebas de imagen, como resonancia magnética (RM), que puede mostrar con detalle las estructuras dentro de la articulación de la rodilla.

Hablando del tratamiento de la meniscopatía medial, puede variar según la gravedad de la lesión. En casos leves, el tratamiento conservador, que incluye reposo, fisioterapia, medicamentos para el dolor y la inflamación, así como la aplicación de hielo, puede ser suficiente para aliviar los síntomas. En casos más graves, especialmente si hay un fragmento de menisco roto, puede ser necesaria una cirugía para reparar o extirpar el menisco dañado. En uno de los siguientes apartados te contaremos más en detalle los diferentes tratamientos que existen para la meniscopatía medial.

¿Cuáles son las posibles causas de una meniscopatía medial?

A la hora de prevenir una lesión de meniscopatía medial, es importante saber cuáles son sus posibles causas para evitar caer en ellas:

  • Lesiones agudas debido a giros bruscos de la rodilla mientras se carga peso.
  • Desgaste crónico de la articulación de la rodilla debido al envejecimiento.
  • Trauma o lesiones repetidas en la rodilla.
  • Actividades deportivas que implican movimientos bruscos y giros de la rodilla.
  • Factores genéticos que pueden predisponer a problemas en los meniscos.
  • Sobrepeso u obesidad, que aumenta la carga en la articulación de la rodilla y puede desgastar los meniscos más rápidamente.
  • Anomalías en la estructura de la rodilla que pueden aumentar el riesgo de meniscopatía.
  • Movimientos incorrectos o inestabilidad en la rodilla debido a debilidad muscular o desequilibrios en los músculos que rodean la articulación.

¿Cuáles son los síntomas de una meniscopatía medial?

En el caso de sufrir una meniscopatía medial, es fundamental identificarla cuanto antes para tomar medidas y evitar que se convierta en una lesión más grave. Los síntomas de una meniscopatía medial pueden variar en intensidad, pero estos son los más comunes:

  • Dolor: el dolor en la parte interna de la rodilla es uno de los síntomas más comunes. El dolor puede ser agudo o crónico y empeorar al doblar o torcer la rodilla.
  • Hinchazón: la zona alrededor de la rodilla puede hincharse debido a la acumulación de líquido sinovial, especialmente después de actividades físicas.
  • Trabamiento o bloqueo: puedes experimentar la sensación de que la rodilla se traba o bloquea al intentar moverla. Esto puede deberse a un fragmento de menisco roto que se queda atascado en la articulación.
  • Limitación en el rango de movimiento: puedes tener dificultades para doblar o enderezar completamente la rodilla.
  • Sensación de inestabilidad: puedes sentir que la rodilla está inestable o débil, especialmente al realizar actividades que implican peso sobre la rodilla, como caminar o estar de pie.
  • Crujidos o chasquidos: algunas personas experimentan sonidos de crujidos o chasquidos en la rodilla al moverla debido a la fricción causada por el menisco dañado.

Además, es importante destacar que los síntomas pueden variar según la gravedad de la lesión en el menisco y la actividad que desencadena los síntomas. Si experimentas alguno de estos síntomas, es esencial que busques atención médica para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento.

¿Cómo se diagnostica una meniscopatía medial?

Si tienes la duda de si sufres una meniscopatía medial porque algunos síntomas de los que te hemos explicados son compatibles con tu caso, entonces lo más recomendable es que acudas a un médico especializado para que pueda realizarte un diagnóstico certero.

La meniscopatía medial se diagnostica generalmente a través de una combinación de historia clínica, examen físico y pruebas de imagen. A continuación, te dejamos un desglose de cómo se realiza el diagnóstico.

Historia clínica y examen físico:

  • Historia clínica: el médico realizará preguntas sobre los síntomas, cómo y cuándo comenzaron, cualquier lesión previa en la rodilla y actividades que puedan haber desencadenado los síntomas.
  • Examen físico: durante el examen físico, el médico puede evaluar el rango de movimiento de la rodilla, verificar la estabilidad de la articulación y realizar pruebas específicas que pueden indicar una lesión en el menisco. Estas pruebas pueden incluir la prueba de McMurray, donde el médico manipula la pierna del paciente en varias posiciones para evaluar la presencia de chasquidos o dolor en la rodilla.

Pruebas de imagen:

  • Resonancia magnética (RM): esta es una de las pruebas de imagen más comunes para diagnosticar problemas en los meniscos. La resonancia magnética proporciona imágenes detalladas de los tejidos blandos en la rodilla, lo que permite a los médicos ver cualquier daño en los meniscos y determinar la ubicación y gravedad de la lesión.
  • Radiografías: aunque las radiografías no muestran directamente los meniscos, pueden ayudar a descartar otras condiciones, como fracturas o artritis, que podrían estar causando los síntomas.

Artroscopía

En algunos casos, especialmente cuando los síntomas persisten y la causa no es clara, el médico puede optar por realizar una artroscopía. Durante este procedimiento, se inserta un pequeño tubo con una cámara en la punta, llamada artroscopio, a través de pequeñas incisiones en la rodilla para visualizar directamente los meniscos y realizar cualquier tratamiento necesario, como la reparación o extirpación del menisco dañado.

Es importante destacar que solo un médico puede hacer un diagnóstico preciso de una meniscopatía medial. Si experimentas síntomas de lesiones en la rodilla, es fundamental buscar atención médica para una evaluación adecuada y un plan de tratamiento personalizado.

¿Cuáles son los tratamientos para una meniscopatía medial más comunes?

Por último, el tratamiento para una meniscopatía medial puede variar según la gravedad de la lesión y la condición física del paciente. Algunas opciones comunes de tratamiento son las siguientes:

Tratamiento conservador:

  • Reposo y limitación de actividad: evitar actividades que puedan empeorar la lesión, como correr o levantar objetos pesados.
  • Fisioterapia: ejercicios específicos para fortalecer los músculos alrededor de la rodilla pueden ayudar a mejorar la estabilidad y reducir el dolor.
  • Aplicación de hielo y elevación: para reducir la hinchazón y el dolor, se puede aplicar hielo en la rodilla afectada y mantener la pierna elevada.

Medicamentos:

  • Antiinflamatorios no esteroides (AINEs): ayudan a reducir el dolor y la inflamación, como el ibuprofeno o el naproxeno.
  • Analgésicos: para controlar el dolor, se pueden utilizar analgésicos de venta libre o recetados.

Inyecciones:

  • Inyecciones de corticosteroides: pueden proporcionar alivio temporal al reducir la inflamación y el dolor en la rodilla.
  • Inyecciones de ácido hialurónico: ayudan a lubricar la articulación y a aliviar el dolor en algunas personas con meniscopatía.

Cirugía:

  • Reparación del menisco: en casos de desgarros menores, especialmente en personas más jóvenes con un buen suministro de sangre en la zona, se puede intentar reparar el menisco a través de una cirugía artroscópica.
  • Meniscectomía: si el menisco está gravemente dañado y no puede ser reparado, se puede realizar una meniscectomía, que implica la extirpación parcial o total del menisco dañado.
  • Trasplante de menisco: en casos poco comunes, especialmente en personas jóvenes y activas, se puede considerar un trasplante de menisco para restaurar la función de la articulación de la rodilla.

Rehabilitación postoperatoria:

  • Después de la cirugía, se suele requerir fisioterapia para ayudar en la recuperación y fortalecer la rodilla.
  • Los ejercicios específicos y el seguimiento con un fisioterapeuta son fundamentales para restaurar la fuerza y la movilidad de la rodilla.

En definitiva, esperamos que hayas aprendido a identificar los posibles síntomas de la meniscopatía medial, la importancia de la prevención y las diferentes opciones de tratamiento por las que puede optar tu médico en función de tu caso.

PD1. Si te has quedado con alguna duda, pregunta en los comentarios.

PD2. O también puedes contactarme. Es aquí

PD3. Si buscas un traumatólogo especialista en rodilla en Bilbao podré ayudarte.

Si quieres que evalúe tu caso y veamos qué tratamiento es mejor para tu lesión, tengo consulta presencial en Bilbao en Plaza Euskadi, y en el Hospital Quirónsalud de Bizkaia. 

Puedes reservar aquí tu cita:

Dr Miguel Romero

Soy el Dr. Miguel Romero, especialista en traumatología de hombro y rodilla

Nací en la primavera de 1988 y tras dar unas vueltas por la península llegué a Bilbao en 2013 y me quedé para formar una familia. 

2 comentarios

  1. Buenas tardes, hace 5 meses me hicieron una menisectomia de la rodilla derecha, rotura compleja ,( trazo radial en doble piso), al seguir con dolores y molestias al andar sobre todo, me han realizado otra resonancia la cual dice, aumento de la intensidad de la señal posterior del menisco medial con moderados cambios degenerativo meniscales, escasa cantidad de líquido intraarticular y tenue infiltrado del plano graso del borde anterior de la rodilla con moderado edema prerrotuliana y anterior al tendon rotuliano.
    Me podría explicar lo que dice la resonancia.
    Gracias, un saludo

    1. Buenas Inmaculada,

      Pues casos como el tuyo son frecuentes, muchas veces no es el menisco el único culpable del dolor

      Decirte que hay cosas que se pueden hacer, habría que verte en consulta para estudiar todo y proponer un tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu rodilla?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos para cuidar tus rodillas y prevenir lesiones que yo mismo recomiendo a mis pacientes
WhatsApp Dr. Miguel
1
¿Tienes alguna duda?🙂
Hola 👋 Si tienes alguna pregunta, puedes hacer clic en "WhatsApp Dr. Miguel" para hablar directamente conmigo en WhatsApp. Te responderé en menos de 24 horas.