traumatólogo especialista en lesiones de hombro y rodilla

5 mitos sobre traumatólogos especialistas en lesiones de hombro y rodilla que no son ciertos

Existe una serie de ideas preconcebidas sobre la especialidad en traumatología que no son ciertas porque considero que están muy alejadas de lo que es la práctica real en mi consulta y también del sistema médico tanto público como privado del que formo parte.

Por eso, en este artículo voy a desmontar falsos mitos y, en su lugar, aportar mi particular forma de entender y aplicar mi especialidad en lesiones de hombro y rodilla a mis pacientes en consulta.

Pero antes te adelanto los 5 mitos sobre traumatólogos especialistas a desmontar:

Mito 1: La especialidad en traumatología está anticuada, es muy estática y poco innovadora

Alrededor de la especialidad en traumatología, que es una de las más antiguas, se ha creado una idea preconcebida de no estar suficientemente actualizada en sus prácticas.

Históricamente, la traumatología ha sido asociada principalmente con el tratamiento de fracturas y lesiones traumáticas agudas. Esta percepción puede llevar a pensar que la especialidad se limita a procedimientos quirúrgicos convencionales y a técnicas que no han evolucionado significativamente con el tiempo.

Al contrario de lo que se pueda creer, la traumatología es una especialidad en constante evolución. Como en todas las áreas profesionales, cada vez los traumatólogos tenemos más conocimientos y técnicas que aprender en nuestro trabajo.

La medicina en general y la traumatología en particular, se está desarrollando constantemente, con nuevos conocimientos sobre lesiones específicas y con nuevas técnicas quirúrgicas que mejoran los resultados de las anteriores, mejorando la calidad de vida del paciente y acelerando su recuperación.

En este contexto de progreso, es muy difícil (por no decir imposible) dominar toda una especialidad de la medicina de forma sobresaliente.

Por todo ello, está más que comprobado que la “subespecialización”, es decir, el dedicarte en exclusiva a tratar lesiones específicas, ofrece unos resultados superiores a los traumatólogos de carácter más generalista que lo abarcan todo.

Una de estas técnicas avanzadas es la cirugía mínimamente invasiva guiada por una cámara (la artroscopia).

El simple hecho de tratar, en mi día a día, a personas con lesiones de hombro y rodilla que pueden mejorar a través de la artroscopia, hace que las posibilidades de obtener un muy buen resultado aumenten de forma considerable.

Por poner un ejemplo, recibo bastantes consultas de pacientes operados de meniscos que vienen para pedirme una segunda opinión porque con el paso del tiempo siguen sufriendo síntomas como el dolor.

Las causas más frecuentes de esto son por un tratamiento a destiempo o por una mala elección del tratamiento a seguir.

En mi caso, el hecho de haber tratado más de 1.000 personas de la misma lesión, hace que sea más fácil “acertar” con el mejor tratamiento para esa persona que busca una segunda opinión.

Mito 2: La falta de empatía en la atención al paciente

Hoy en día la sanidad está sobrecargada, esto hace que muchos médicos tengan una intensa demanda de trabajo demasiado alta como para ofrecer el tiempo y la atención adecuada a cada persona.

En entornos clínicos donde los traumatólogos tienen una carga de trabajo elevada, es posible que los pacientes sientan que no reciben la atención y el tiempo suficientes en las consultas. Esto puede interpretarse erróneamente como falta de empatía, cuando en realidad es una limitación logística debido a la alta demanda de atención médica.

Todo esto nos lleva de cabeza a estar viviendo un fenómeno de “deshumanización” de la medicina en general.

Muchas veces no tenemos la capacidad de poder solucionar los problemas de salud que padecen por una comunicación ineficiente con los pacientes. Y en ese sentido, por mi experiencia sé que aplicar la escucha activa, la compresión y prestar una atención y el seguimiento adecuado, ya hace que muchos de mis pacientes se sientan mejor con sus lesiones.

Otro de los aspectos en los que pongo mucho empeño, es en explicar a mis pacientes qué lesiones tienen y qué podemos hacer para curar o, al menos, para mejorar su situación de partida.

Porque cuando uno entiende lo que le pasa, qué puede hacer y qué expectativas realistas pueden esperar, suele ocurrir que el paciente se tranquiliza y su lesión se hace mucho más llevadera.

Las experiencias negativas previas con traumatólogos o con el sistema de atención médica en general pueden llevar a una percepción errónea de falta de empatía en la especialidad de traumatología.

Un malentendido, una mala experiencia durante un procedimiento o una falta de comprensión pueden dejar una impresión negativa y duradera en la mente del paciente y es muy importante ser consciente del riesgo.

Mito 3: Ir a un especialista es más caro que ir a un traumatólogo generalista

A menudo, se asume que los especialistas privados son más costosos que los traumatólogos generales o los que trabajan en el sistema de salud pública.

Sin embargo, esto no siempre es así. Si bien es cierto que los especialistas pueden cobrar tarifas más altas por sus servicios, también pueden ofrecer una atención más enfocada y efectiva, lo que puede resultar en un tratamiento más eficiente y, en última instancia, en un ahorro de costes a largo plazo.

Además, el hecho mismo de acudir a la consulta de un profesional hiperespecializado con menor carga de trabajo tiene unas ventajas asociadas que son de sentido común.

Por un lado, es mucho más probable que un especialista pueda dedicarte el tiempo que mereces para recibir una atención de calidad y personalizada que permita desarrollar esa empatía de la que hablamos y que tanta falta hace.

Y, por otro lado, la hiperespecialización en mi caso hace que tengas mucha más experiencia en esas lesiones concretas que la gran mayoría de compañeros que se dedican a tratar todo tipo de lesiones.

A más casos tratados de dichas lesiones, mejores elecciones de tratamiento se realizan y mejores resultados se obtienen.

Y, a mejores resultados, los tipos de beneficios que obtienen mis pacientes van más allá de la mera resolución de sus problemas físicos.

Mito 4: La traumatología privada es una especialidad exclusivamente quirúrgica

Existe la idea equivocada de que los traumatólogos hiperespecializados solo se centran en la cirugía.

Es más, una de las cuestiones que siempre se ha criticado de la medicina privada es un exceso de agresividad en los tratamientos.

Porque existe la concepción errónea de que un traumatólogo solo gana dinero si realiza cirugías. Y que, por este motivo, muchos se centran en operar a todo paciente que pasa por su consulta.

La verdad, entiendo este punto de vista, y realmente conozco casos de cirujanos con cierta «facilidad para sacar el bisturí». Sin embargo, no comparto esa visión de la traumatología exclusivamente quirúrgica.

Afortunadamente, en nuestra consulta tenemos a nuestra disposición numerosas herramientas de tratamiento, que nos dan la oportunidad de ofrecerle a cada persona lesionada justo lo que necesita, ni más ni menos.

Y es importante hacer saber que la gran mayoría de personas que me visitan no necesitan una cirugía. Muchas veces basta con una conversación que nos lleva a determinar un cambio de hábitos de vida para mejorar significativamente la situación por la que acude a la consulta.

Esa frase de «si tu única herramienta es un martillo, tratarás todo problema como si fuera un clavo» la hemos podido dejar atrás. Porque al tratar pocas lesiones, tenemos muchas más herramientas y, como decía antes, podemos darle a cada persona justo lo que necesite, ni más ni menos.

En realidad, muchos especialistas en lesiones de hombro y rodilla están capacitados en una variedad de enfoques de tratamiento, que pueden incluir terapia física, inyecciones terapéuticas, medicamentos y técnicas de rehabilitación, además de procedimientos quirúrgicos que se llevan a cabo solo cuando son necesarios.

Mito 5: Los traumatólogos jóvenes no pueden proporcionar buenos resultados

La edad a menudo se asocia erróneamente con la experiencia y la falta de conocimiento clínico. Algunas personas pueden creer que un traumatólogo joven, debido a su edad, no tiene la misma experiencia que un médico más mayor.

Sin embargo, la experiencia no está determinada únicamente por la edad, sino también por la formación, la práctica clínica y el compromiso con el desarrollo profesional continuo.

En mi caso, la juventud es un factor que, como todos, aporta 2 cosas positivas a mi consulta como estas:

La escucha activa y una mayor empatía

Por tener mayor tolerancia las circunstancias debido a mi juventud. Mi experiencia me dice que, a mayor edad del profesional, estas actitudes van disminuyendo

La apertura mental a nuevos avances y técnicas quirúrgicas

Cuando ya sabemos algo y lo hemos hecho durante mucho tiempo, nos acomodamos. Y entonces nos cuestan más los cambios. Hablo de un rasgo inherente al envejecimiento humano.

En mi caso particular, el hecho de ser joven me hace ser más receptivo a todos estos cambios, nuevas aplicaciones y herramientas de trabajo que emergen y avanzan cada día.

Es importante recordar que la edad no es el único factor que determina la calidad de un médico. La formación, la habilidad clínica, la empatía y el compromiso con el bienestar del paciente son elementos cruciales que pueden estar presentes en médicos jóvenes y experimentados por igual.

Ahora bien, desechar la falsa creencia de que los traumatólogos jóvenes no pueden proporcionar buenos resultados es fundamental para garantizar una atención médica equitativa y basada en la evidencia.

Las 3 ventajas evidentes de tratarse con un joven traumatólogo especialista en lesiones de hombro y rodilla

La comparación histórica entre medicina privada y el sistema público se ha tratado siempre como si fueran dos bandos distintos compitiendo entre sí.

Desde mi punto de vista, ambos sistemas son complementarios en la sanidad española. De verdad, esto no es como ser del Madrid o del Barcelona.

Pero si voy a darte 3 puntos importantes que yo considero ventajas importantes de tratarse en mi consulta con respecto al sistema sanitario de la seguridad social:

Una caja de herramientas más grande

Para las lesiones de hombro y rodilla que trato, tengo acceso a más y mejores opciones de tratamiento que mis compañeros de la seguridad social:

Acceso a medicina regenerativa:

plasma rico en plaquetas, tratamientos de ácido hialurónico de alta calidad utilizados en la medicina deportiva de élite, etc.

Acceso a más materiales en las cirugías:

ya que los nuevos materiales tardan más tiempo en llegar a la seguridad social y muchas veces son recursos descartados por su coste.

Los tiempos de atención son más rápidos

Debido a mi hiperespecialización tengo acotado el número de lesiones que trato y esto se traduce en tener menos demora a la hora de atender en consulta y de realizar los procedimientos necesarios, incluidas las cirugías.

Cuando en la seguridad social los tiempos medios para consulta, pruebas y cirugía son de meses, en nuestra consulta son de días.

Además, tenemos un compromiso de demora quirúrgica inferior a un mes con nuestros pacientes.

La atención y el seguimiento es más personal

Al tener una consulta propia, conozco mejor a mis pacientes, con lo cual puedo tener un contacto estrecho con ellos tanto presencialmente como utilizando las nuevas tecnologías.

En mi consulta utilizo mucho el correo electrónico para mantenernos en contacto y nuevas tecnologías como el WhatsApp para consultas preferentes que puedan surgir.

Todas estas formas de trabajar hacen que mis pacientes tengan un alto grado de satisfacción y que yo disfrute más de mi trabajo y de mi día a día.

Y un último consejo

Si estás pensando en pedir una segunda opinión sobre una lesión de hombro o rodilla, busca un buen traumatólogo privado. Podría ser yo o podrían ser otros, pero acude a un especialista que estudie bien tu caso con los tiempos necesarios, la atención y la empatía que te mereces.

PD1. Si te interesa, pide cita aquí.

PD2. Si te has quedado con alguna duda, pregunta en los comentarios.

PD3. Si buscas un traumatólogo especialista en lesiones de hombro y rodilla en Bilbao, podré ayudarte a recuperarte.

Si quieres que evalúe tu caso y veamos qué tratamiento es mejor para tu lesión, tengo consulta presencial en Bilbao en Plaza Euskadi, y en el Hospital Quirónsalud de Bizkaia. 

Puedes reservar aquí tu cita:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp Dr. Miguel
1
¿Tienes alguna duda?🙂
Hola 👋 Si tienes alguna pregunta, puedes hacer clic en "WhatsApp Dr. Miguel" para hablar directamente conmigo en WhatsApp. Te responderé en menos de 24 horas.