Valoración (5/5):
5/5

Lesión en el tendón subescapular: ¿qué hacer?

Las lesiones en el tendón subescapular, que se encuentra en el hombro, se pueden agravar fácilmente en el caso de que no te las trates. Por ello, para que la sepas identificar sin problema, en este artículo te vamos a contar que es una lesión en el tendón subescapular, cuáles son sus principales síntomas, cómo se origina, cómo se diagnostica y cuáles son los posibles tratamientos para darle solución. ¡Sigue leyendo!

¿En qué consiste una lesión en el tendón subescapular?

El tendón subescapular es uno de los cuatro tendones del manguito rotador en el hombro. Este tendón se encuentra en la parte frontal del hombro y es responsable de ayudar en la rotación interna del brazo. Una lesión en el tendón subescapular puede ocurrir debido a un traumatismo agudo o a un desgaste crónico, como resultado del envejecimiento o el uso excesivo del hombro.

Las lesiones en el tendón subescapular pueden variar en gravedad, desde distensiones leves hasta desgarros completos. Recuerda que es importante consultar a un médico si experimentas dolor persistente en el hombro o si sospechas que puedes tener una lesión en el tendón subescapular para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento específico.

¿Cuáles son las posibles causas de una lesión en el tendón subescapular?

Lo primero de todo es entender qué origina este tipo de lesiones. Las lesiones en el tendón subescapular pueden deberse a varias causas, que van desde el envejecimiento natural del cuerpo hasta lesiones traumáticas. A continuación, te describimos algunas de las causas más comunes:

  • Envejecimiento: con el envejecimiento, los tendones tienden a perder elasticidad y se vuelven más propensos a lesiones. El desgaste gradual del tendón subescapular puede llevar a pequeñas lesiones o desgarros.
  • Uso excesivo: las actividades que implican movimientos repetitivos del hombro, como lanzar una pelota en deportes como el béisbol o el tenis, levantar pesas de manera incorrecta o participar en ciertas actividades laborales, pueden provocar lesiones por uso excesivo en el tendón subescapular.
  • Trauma agudo: lesiones traumáticas, como caídas directas sobre el hombro o impactos fuertes en el área del hombro, pueden causar desgarros en el tendón subescapular.
  • Movimientos bruscos o inusuales: especialmente cuando se hace un esfuerzo repentino o se aplica una fuerza significativa, pueden causar lesiones en el tendón subescapular.
  • Compresión: la compresión crónica del tendón subescapular debido a la anatomía anormal del hombro o a ciertas actividades repetitivas puede causar lesiones.
  • Debilidad muscular: la debilidad en los músculos del manguito rotador y los músculos que rodean el hombro puede aumentar el riesgo de lesiones en el tendón subescapular, ya que los músculos debilitados no proporcionan un soporte adecuado para el hombro.
  • Factores genéticos: algunas personas pueden tener una predisposición genética a desarrollar problemas en los tendones, lo que puede aumentar su susceptibilidad a las lesiones en el tendón subescapular.

Además, es importante tener en cuenta que las lesiones en el tendón subescapular a menudo resultan de una combinación de factores, como el envejecimiento y el uso excesivo.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las lesiones en el tendón subescapular?

Una vez has entendido qué es una lesión en el tendón subescapular y cómo se puede originar, es importante que prestes atención a los posibles síntomas por si sufrieras esta lesión. Las lesiones en el tendón subescapular pueden presentar una gran variedad de síntomas, que pueden variar en intensidad dependiendo de la gravedad de la lesión. Algunos de los síntomas más comunes de las lesiones en el tendón subescapular son los siguientes:

  • Dolor en el hombro: el dolor en la parte frontal del hombro es uno de los síntomas más prominentes. El dolor puede ser agudo o sordo y suele empeorar con el movimiento del brazo, especialmente con actividades que implican la rotación interna del hombro.
  • Dificultad para levantar objetos: las personas con lesiones en el tendón subescapular pueden tener dificultades para levantar objetos, especialmente aquellos que requieren movimiento de rotación interna del brazo.
  • Debilidad en el brazo: la debilidad en el brazo afectado es común, especialmente al realizar actividades que implican el uso del hombro, como levantar objetos pesados o empujar.
  • Limitación del rango de movimiento: las lesiones en el tendón subescapular pueden llevar a una disminución del rango de movimiento del brazo, especialmente en la rotación interna.
  • Sensación de crujido o clic: algunas personas pueden experimentar una sensación de crujido o clic al mover el hombro, lo que indica la presencia de tejidos dañados.
  • Dolor nocturno: el dolor en el hombro, incluyendo el tendón subescapular, puede empeorar por la noche, lo que dificulta el sueño.
  • Hinchazón y sensibilidad: puede haber hinchazón y sensibilidad en la parte frontal del hombro, especialmente en el área donde se encuentra el tendón subescapular.
  • Atrofia muscular: en casos graves de lesiones crónicas, puede producirse atrofia muscular en los músculos del hombro debido a la falta de uso y debilidad muscular.

Recuerda que, si experimentas alguno de estos síntomas, especialmente si son persistentes o interfieren con tus actividades diarias, es crucial buscar atención médica para una evaluación y un diagnóstico adecuados.

¿Cómo se diagnostica una lesión en el tendón subescapular?

El diagnóstico de una lesión en el tendón subescapular generalmente implica una combinación de historia clínica, examen físico y pruebas de diagnóstico por imagen. Te dejamos una descripción de los pasos típicos que un médico puede seguir para diagnosticar una lesión en el tendón subescapular:

  • Historia clínica: el médico comenzará por hacer preguntas sobre tus síntomas, incluyendo la ubicación y la intensidad del dolor, cualquier lesión o evento traumático reciente y cualquier actividad o movimiento que agrave el dolor.
  • Examen físico: durante el examen físico, el médico evaluará la amplitud de movimiento de tu hombro y buscará áreas de sensibilidad, hinchazón o debilidad muscular. También puede realizar pruebas específicas para evaluar la función del tendón subescapular y otros músculos del manguito rotador.
  • Pruebas de diagnóstico por imagen:
  • Radiografías: aunque las lesiones en el tendón subescapular generalmente no son visibles en radiografías estándar, estas imágenes pueden ayudar a descartar otras condiciones, como fracturas óseas.
  • Resonancia magnética (RM): la resonancia magnética es una herramienta de diagnóstico por imagen muy efectiva para evaluar las estructuras blandas del hombro, incluyendo los tendones y los músculos. Puede proporcionar imágenes detalladas de posibles desgarros o lesiones en el tendón subescapular.
  • Ultrasonido: también puede utilizarse para evaluar las estructuras del hombro, incluyendo los tendones. Puede ayudar a visualizar lesiones y a guiar procedimientos como las inyecciones de corticosteroides.
  • Pruebas de función muscular: en algunos casos, se pueden realizar pruebas para evaluar la fuerza y la función de los músculos del hombro, incluyendo el tendón subescapular. Estas pruebas pueden ayudar a determinar la gravedad de la lesión y la eficacia del tratamiento.
  • Artroscopia: especialmente cuando la causa del dolor no está clara o cuando se planea una cirugía para reparar el tendón, se puede realizar una artroscopia. Este procedimiento permite al cirujano ver directamente las estructuras internas del hombro y realizar reparaciones si es necesario.

Es fundamental consultar a un médico si experimentas dolor persistente en el hombro o si sospechas que puedes tener una lesión en el tendón subescapular, pues un diagnóstico adecuado es esencial para desarrollar un plan de tratamiento efectivo y prevenir posibles complicaciones a largo plazo.

¿Cuáles son los principales tratamientos para una lesión de tendón subescapular?

Para terminar, el tratamiento para una lesión del tendón subescapular dependerá de la gravedad de la lesión y de la causa subyacente del problema. Estos son los principales tratamientos que pueden ser considerados:

  • Reposo y actividad limitada: en muchos casos, especialmente en lesiones leves, el reposo y evitar las actividades que agravan los síntomas pueden permitir que el tendón se cure por sí mismo. Limitar ciertas actividades que implican movimientos del hombro puede ayudar a prevenir una mayor irritación del tendón.
  • Fisioterapia: los programas de fisioterapia son fundamentales para el tratamiento de las lesiones en el tendón subescapular. Los fisioterapeutas pueden diseñar ejercicios específicos para fortalecer los músculos alrededor del hombro, mejorar la amplitud de movimiento y reducir el dolor. Además, la terapia física también puede incluir técnicas de terapia manual y modalidades de tratamiento como la terapia con ultrasonido.
  • Medicamentos: los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor asociados con las lesiones del tendón subescapular. En algunos casos, el médico puede recetar medicamentos más fuertes o inyecciones de corticosteroides para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Modificaciones en el estilo de vida: evitar actividades que puedan empeorar la lesión, así como mejorar la técnica en deportes o ejercicios que pueden haber contribuido a la lesión, son cambios importantes para permitir la curación y prevenir recurrencias.
  • Cirugía: en casos graves de lesiones en el tendón subescapular, especialmente cuando hay desgarros completos o crónicos, la cirugía puede ser necesaria. Durante la cirugía, el tendón puede ser reparado o, en algunos casos, reconstruido con tejido de otras áreas del cuerpo o tejidos artificiales.
  • Rehabilitación postoperatoria: después de la cirugía, la rehabilitación es crucial para restaurar la fuerza y la funcionalidad del hombro. La fisioterapia guiada por un profesional es esencial para evitar la rigidez, mejorar la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos del hombro.

Por supuesto, es esencial seguir las recomendaciones de un médico o fisioterapeuta para garantizar un tratamiento adecuado y una recuperación completa. Esperamos que gracias a este artículo hayas comprendido en qué consiste una lesión de tendón subescapular y que puedas identificar sus síntomas a tiempo antes de que se agrave.

PD1. Si te has quedado con alguna duda, pregunta en los comentarios.

PD2. O también puedes contactarme. Es aquí

PD3. Si buscas un traumatólogo especialista en rodilla en Bilbao podré ayudarte.

Si quieres que evalúe tu caso y veamos qué tratamiento es mejor para tu lesión, tengo consulta presencial en Bilbao en Plaza Euskadi, y en el Hospital Quirónsalud de Bizkaia. 

Puedes reservar aquí tu cita:

Soy el Dr. Miguel Romero, especialista en traumatología de hombro y rodilla

Nací en la primavera de 1988 y tras dar unas vueltas por la península llegué a Bilbao en 2013 y me quedé para formar una familia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes dolores en tu hombro?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos que evitarán tus dolores de hombro y que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu hombro?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos que evitarán tus dolores de hombro y que yo mismo recomiendo a mis pacientes
¿Tienes dolores en tu hombro?
Pues déjame tu email y te enviaré los 7 mejores consejos que evitarán tus dolores de hombro y que yo mismo recomiendo a mis pacientes
WhatsApp Dr. Miguel
1
¿Tienes alguna duda?🙂
Hola 👋 Si tienes alguna pregunta, puedes hacer clic en "WhatsApp Dr. Miguel" para hablar directamente conmigo en WhatsApp. Te responderé en menos de 24 horas.